Mechaap

Diario deportivo africano online

Dolores Hernández Internacional con el Nzalang, renace tras una lesión que, casi le hace dejar el fútbol

Dolores Hernández, es una futbolista de 21 años que juega en la demarcación de arquera, actualmente forma parte del conjunto Huracanes, quien después de pasar por un año lesionada, parece que los astros por fin se han alineado a su favor.

En una exclusiva con Mechaap, la guardameta y estudiante de enfermería, hija de una pareja no casada y con 5 hermanos, nos ha contado cómo ha sido el calvario de sufrir una lesión como la que tuvo.

Para Dolores una lesión siempre es una mala noticia para un jugador, ya que nunca se sabe cómo se va afrontar, al ser una conexión entre la mente y el cuerpo, e incluso llegó a pasar por varias etapas de negación al no saber si llegaría a ser igual de buena como lo era antes de la lesión.

 “Yo llegué a travesar fases parecidas a un duelo, shock, negación, enfado conmigo misma, desconsuelo hasta que finalmente lo asumí”.

A pesar de que la lesión interrumpió su progresión futbolística, su capacidad de gestión fue fundamental en su recuperación, “la capacidad que yo tuve para gestionar adecuadamente los tiempos, las faces, el dolor, la paciencia, los pensamientos y las emociones durante mi recuperación frente a la lesión influía mucho en mi recuperación”.

Actualmente se encuentra bien, en un estado óptimo, añadía; tanto es así, que se siente como si no se hubiera lesionado.

La jugadora de 21 años, también agradeció el apoyo que tuvo de su anterior club durante el proceso de su recuperación. “No me marginaron, y de hecho estoy muy agradecida con ellos, a pesar de todo. Me atendieron correctamente como se debe hasta que me recuperé y empecé a entrenar poco a poco”.

Tras su recuperación, parece que Dolores quiso cambiar de aires y tomó la decisión de separarse de las Súper Leonas, equipo al que se unió en 2015, para seguir creciendo como jugadora y adquirir más experiencia, eso sí, la arquera ha dejado claro que la decisión de su salida es suya y ha sido amistosa, “en Súper Leonas he llegado hacer lo que ahora soy y eso nadie puede cambiármelo, sólo que, hay momentos en los que decides cambiar de aires, de hábitos y nada más que eso. No hubo ningún mal entendimiento en particular, solo que, decidí cambiar de club”, por esa razón se encuentra actualmente en las filas de los Huracanes, cuyo fichaje estuvo a cargo de la directiva del club y de su representante, Alfonsina Manga, “En ocasiones requerían de mi presencia, pero lo llevaban ellos entonces, hasta que llegué a firmar mi contrato el año pasado”, y está segura de aportar lo mejor de ella al equipo para formar un grupo sólido.

Pero antes de unirse a los Huracanes, Dolores despertó el interés del Malabo Kings y el DVO Evinayong que querían hacerse con sus servicios, pero ella decidió no unirse a ellos. “Yo estudio aquí en Bata, la parte continental y tampoco estoy en condiciones de abandonar mi carrera y desplazarme así sin más en la parte insular, y de comenzar una nueva atapa, una nueva carrera, una nueva vida”. “Las condiciones que ellos (DVO Evinayong) me ofrecían no era de mi agrado, de hecho, me interesé más por los Huracanes, simplemente eso”. Como ya lo dijo, eso le permitirá continuar sin problemas con su otra pasión y principal, la enfermería (pasión que comparte con el fútbol), una carrera de 4 años de los que ya lleva 3, y le falta un año para sacarse la lisenciatura, y a la larga espera ser fisioterapeuta, ya que según razona Dolores, el fútbol se deteriora con el tiempo por varias circunstancias.

“En casa mi padre me recordaba no darle más importancia a uno que al otro, siempre tendría que estar equilibrio, por lo que las clases estuvieron siempre por encima de cualquier cosa, pese a lo que sea, es algo que va a permanecer en uno”.

Dolores Hernández, también es internacional con el Nzalang nacional femenino con los que no juega desde febrero de 2022 al ser expulsada por tarjeta roja ante Túnez en las eliminatorias para la CAN, Marruecos 2022. Una sanción que no la permitirá estar en el próximo compromiso del conjunto rojo de África Central, que ahora entrena José David Ekang.

Y para su futuro, las aspiraciones de la portera son claras, jugar fuera del país, ya que todos los futbolistas tienden a ser profesionales, aunque no todos lo consiguen, concluye, “con darme la oportunidad de internarlo… no lo desaprovecharía, tomaría conciencia de lo que hay e iría a por todo”.

Lejos de esta dinámica, Dolores también respondió a un breve cuestionario, donde nos hizo saber que es hija de un matrimonio, tiene 5 hermanos, no tiene pareja ni hijos, la encanta el plato de berenjenas y que para ella,  no hay que mantener sexo antes de un partido de fútbol.